Música para escuchar en Carnaval

Cinco obras que os recomendamos en estas fechas...

Mañana empieza la semana del Carnaval, y desde MirloStudio nos gustaría que la pudiérais pasar escuchando y descubriendo cinco obras compuestas para estas fechas - o con la temática de los disfraces - a lo largo de la historia… ¡Empezemos!

Schumann: Papillons, op.2 y Carnaval, op.9

En su juventud y adolescencia, Schumann fue un ávido lector ya que su padre era librero y traductor de inglés, por lo que el joven Robert pudo conocer las novelas de los primeros románticos como Goethe, Lord Byron, Mary Shelley, o E.T.A. Hoffmann. Uno de los escritores que más le marcó fue Jean-Paul Richter, escritor de la inacabada novela Flegeljahre, en la cual se inspiró Schumann para escribir su segunda obra para piano solo, Papillons. En concreto, Papillons representa el “final” de la novela, que se desarrolla en una fiesta de disfraces, y en la que los dos personajes principales de la obra - los gemelos Walt y Vult - intentan conquistar a la angélica Wina.

Schumann había dejado una prometedora carrera en derecho para dedicarse a la música, y más concretamente una carrera como pianista. Es por ello que se fue a estudiar con el profesor Friderich Wieck, que le alentó a que compusiera más música ante el lento progreso de Schumann (que había empezado a estudiar piano a una edad relativamente tardía). Tanto Papillons como Carnaval se sitúan en esta época, con Schumann siendo un joven veinteañero lleno de pasión por la música. Carnaval es una obra en la que Schumann representa a las personas e influencias musicales que le rodeaban, además de los diferentes personajes de la Commedia dell’ Arte. En concreto, hay números que representan a Paganini, Chopin, Clara Wieck (hija de su profesor, y futura esposa de Schumann), y finalmente Eusebius y Florestan (personajes ficticios inventados por Schumann para sus críticas musicales).

Saint-Saëns: El Carnaval de los Animales

En 1885, el compositor y pianista francés Camille de Saint-Saëns tuvo una desastrosa gira de conciertos por Alemania. Desanimado, se refugió en un pequeño pueblo de Austria a principios de 1886, preparando y escribiendo una obra para su círculo de amigos músicos, que daban un concierto privado el Martes de Carnaval. El resultado fue la divertida obra de El Carnaval de los Animales, en la cual Saint-Saëns no sólo representa a diferentes animales, sino que hace burla irónica de diferentes compositores y músicos contemporáneos. Para saber más sobre esta obra, te puedes apuntar al próximo evento privado de MirloStudio aquí, previsto para este domingo día 14 de febrero a las 6 de la tarde.

Rossini-Mozart: El Barbero de Sevilla y Las Bodas de Fígaro

El dramaturgo francés Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais escribió sus dos primeras obras de Fígaro - Le Barbier de Séville, y Le Mariage de Figaro - entre 1772 y 1778, y en un primer momento fueron altamente censuradas por sus críticas a la aristocracia no sólo en Francia, sino en el resto de Europa. De hecho, en el Imperio Austríaco, se prohibió la representación teatral de Las Bodas de Fígaro. Sin embargo, Mozart consiguió una copia cuando visitó París en 1779, y tras ver cómo el compositor italiano Paisiello tuvo un gran éxito con su versión de El Barbero de Sevilla, Mozart decidió pedir permiso al Emperador para poder hacer una versión operística de Las Bodas de Fígaro, que finalmente fue estrenada en Viena, en 1786.

En 1816, Rossini escribió su versión de El Barbero de Sevilla, que fue estrenada el 20 de febrero. El estreno fue un absoluto fracaso, ya que el público la tomó con la obra sin ni siquiera haberla escuchado, ya que la consideraban una provocación al viejo compositor Paisiello que, como he comentado antes, ya había compuesto una versión muy conocida entre el público. Sin embargo, después del fracaso inicial del estreno, la versión de Rossini fue la que se convirtió en la más popular, relegando a la de Paisiello a un plano más secundario. En MirloStudio, podéis encontrar El Barbero de Sevilla en la versión eBook de “Cuéntame una Ópera”.

Tanto El Barbero de Sevilla, como Las Bodas de Fígaro, tienen escenas en las que los personajes principales se disfrazan y enredan a otros personajes. Son dos óperas geniales para disfrutar y compartir con los más jóvenes…

Espero que os apuntéis al próximo evento privado en MirloStudio, este domingo a las 6 de la tarde. Aquí os dejamos una invitación. ¡Tenemos una sorpresa para los asistentes!

¡Un saludo!