Escucha música... ¡por tu bienestar!

La que te guste, la que te emocione...

¿Por qué escuchamos música?

A la hora de escuchar música, cada uno tenemos nuestros gustos, también dentro de la música clásica cada uno tenemos nuestras preferencia. Está claro que la experiencia personal de cada uno es insustituible, y es lo que va a marcar nuestras particulares motivaciones para elegir una u otra. Por cierto, nos encantaría conocer tus gustos y tu opinión. Si estás leyendo esto es que te interesa la clásica… puedes dejarnos tu experiencia con la clásica en comentario, o respondiendo a la newsletter.

En todo caso, hace unos años una radio nacional americana hizo una encuesta entre sus oyentes de clásica, y éstos mencionaron los siguientes beneficios y por este orden.

  • 1º: relaja y libera del stress

  • 2º: ayuda a la concentración

  • 3º: da una mejor visión del mundo, es un refugio de belleza, hace pensar en algo superior a nosotros

  • 4º: ofrece la oportunidad de aprender sobre música, sobre historia y sobre los seres humanos

Sea como fuere, los beneficios físicos de escuchar música, y en particular música clásica son muchos, demostrados por la neurociencia, y ya muy difundidos en revistas científicas. Sobre esto comentaremos en los próximos posts, a los que seguirá un evento privado con Manuel, quien nos hablará de los elementos que hacen de la música clásica la más saludable.

Por mi parte, estoy convencido de que escuchar cualquier música, y muy especialmente la música clásica, nos cambia la vida, y por eso, nadie es ajeno. ¿Recordáis durante los primeros tiempos de la pandemia como nos acompañó y nos unió en nuestro aislamiento? La música nos invita a vivir con más profundidad e intensidad, porque expresa sensaciones y emociones profundas, que a veces no alcanzamos a expresar de otra manera. Por eso, la música nos hace crecer humanamente.

Y es también por eso que te invitamos a seguir con nosotros y a escuchar mucha música.